La gestión de la sostenibilidad, la siguiente revolución en el ámbito empresarial

La Jornada sobre Sostenibilidad e Incentivos Fiscales concluye con el compromiso de las administraciones para incorporar el Sello Huella Verde como certificación oficial en sus políticas de apoyo a las empresas

Empresarios, expertos en finanzas y autoridades se han reunido esta semana en el  Auditorio de la Cámara de Comercio de Granada con un objetivo claro: trazar el camino hacia un modelo económico más responsable con el medio ambiente y la sociedad.

En un contexto donde la presión por adoptar prácticas sostenibles es cada vez más palpable, se han celebrado las primeras jornadas técnicas sobre sostenibilidad e incentivos fiscales en una acción conjunta del Movimiento La Huella Verde con la Cámara de Comercio, un evento que se han erigido como un faro de orientación para las empresas y que ha culminado dibujando una hoja de ruta y de compromisos claros por afrontar el desafío.

El consenso es claro: el sector empresarial encara una metamorfosis inminente hacia la sostenibilidad. Con este panorama, las administraciones tienen un papel crucial en incentivar y acelerar estos cambios. Las jornadas técnicas, diseñadas con este propósito, se han convertido en el punto de partida para un diálogo constructivo y acciones concretas que moldeen el futuro de las finanzas y el medio ambiente.

Obtén las presentaciones e imágenes en la sección sobre la jornada

La necesidad de asentar el término de sostenibilidad en las finanzas

El subdelegado del Gobierno en Granada, José Antonio Montilla Martos, inauguró las jornadas avisando: “Aún estamos a tiempo, pero hay poco tiempo”.

La falta de una definición clara de sostenibilidad es uno de los desafíos en la transición hacia prácticas más ecológicas. Esta ambigüedad proporciona una oportunidad fácil para que algunos actores lleven a cabo prácticas de lavado verde sin ser detectados.

“Tenemos que concretar qué es sostenibilidad. Pensemos en el concepto de ecológico, al principio era todo y poco a poco se fue concretando en la normativa y la práctica. Incluso en actuaciones judiciales cuando alguien intenta pasar por ecológico algo que no lo es. Eso pasará con el concepto de sostenibilidad. Terminará interrelacionándose con los incentivos fiscales que son una herramienta para la promoción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que sin duda es el pilar sobre el que se sostiene la sostenibilidad”, decía el subdelegado del Gobierno.

La sostenibilidad da respuesta a las preguntas de cómo vivir más y mejor”, respondía el presidente de la Asociación La Huella Verde. Ahora bien, ¿Cómo conseguir que una empresa realice la transición? José María García considera que las empresas tienen cuatro motivaciones para actuar de manera sostenible: la reputación hacia sus mercados, la motivación y pertenencia de sus empleados, la reducción de los consumos y el acceso a créditos. “Nosotros creemos que los incentivos fiscales son clave. Poder llevar la sostenibilidad a la cuenta de resultados, eso sí sería una motivación. Hemos hablado con las administraciones y nos ha sorprendido la predisposición a ayudar”.

El Movimiento La Huella Verde cuenta con un grupo de trabajo conformado por expertos en finanzas que está trabajando en una propuesta de incentivos fiscales para trasladarla a las Administraciones.

Precisamente, el delegado hizo alusión al componente 28: Adaptación del sistema impositivo a la realidad del siglo XXI. Este forma parte de la palanca X: Modernización del sistema fiscal para un crecimiento inclusivo y sostenible, del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El componente plantea la creación de un grupo de expertos nacional para analizar cómo debe ser el modelo fiscal de nuestro siglo que defienda la sostenibilidad. En ese modelo, la defensa de los incentivos fiscales que proclama el Movimiento Huella Verde encaja perfectamente. Es necesario que la Administración de prioridad a esta reforma para incentivar al resto de actores.

El sello La Huella Verde

Para el presidente de la Asociación La Huella Verde, el verdadero valor del Movimiento es su capacidad de unión. Un valor, junto a su proactividad, que han alabado los distintos ponentes de la jornada.

La creación del sello La Huella Verde, ha sido uno de los grandes logros fruto de la colaboración. Ana Luque Alcaraz, responsable Desarrollo de Negocio de Cámara Certifica y Mar Rodríguez Martínez, responsable de la Oficina de Sostenibilidad de la Cámara de Comercio de Granada, explicaron brillantemente la utilidad del sello como certificación del cumplimiento de los compromisos adquiridos por la empresa en material de sostenibilidad ambiental y social. Además, cuenta con el respaldo de Cámara Certifica.

El sello La Huella Verde viene a constituirse en herramienta útil para la gestión de la sostenibilidad. Al término de la mesa redonda que ponía el cierre a la jornada, la presentadora y codirectora de la Cátedra La Huella Verde, Magdalena Trillo, consiguió el compromiso de las autoridades de considerar el sello La Huella Verde como herramienta para lograr incentivos fiscales.

Una mesa redonda en la que estaban presentes Rosario Pallarés, concejala de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Granada; Eduardo García Cobos, secretario de la Delegación Territorial de Economía, Hacienda, Fondos Europeos y de Política Industrial y Energía en Granada; Luis Reche, delegado de AEAT de Granada;
y Javier Argente, asesor Tributario. La mesa reafirmó la urgencia de definir incentivos fiscales y de materializar el principio de “quien contamina paga” y reconoció los incentivos fiscales como herramienta positiva para lograr los objetivos climáticos.

La fiscalidad verde: más que impuestos

Europa ha establecido como prioridad la transición verde, al mismo nivel que la digital. Las metas para 2030 y 2050 están puestas y las imposiciones y restricciones legales están aumentando. Alberto García Valera, socio director de EY Andalucía, dio una ponencia magistral sobre la fiscalidad verde y dibujó con claridad el marco normativo que se viene.

La Ley 7/2021, de cambio climático y transición energética, se alineó con los objetivos marcados por el Pacto Verde Europeo y la gran meta de conseguir la reducción del 55% de emisiones en 2050 con respecto a 1990. Pendiente de desarrollo reglamentario, si las empresas no se adelantan, no habrá periodos transitorios para cumplir las exigencias, advertía Andrés Ferrer, director de OMAWA y experto en guiar a las empresas en la transformación hacia un modelo de negocio verde. Ferrer animó a las empresas a ser proactivas y aprovechar el periodo de transición.

Alberto García ahondaba: “El legislador va a aumentar la presión fiscal para acercarse al objetivo europeo”. Y no solo eso, los fondos de inversión ya están orientándose a empresas sostenibles.

Los expertos apuntaron a dos desafíos: por un lado, la creciente competitividad ligada a la sostenibilidad que si no es correctamente gestionada puede suponer una amenaza. Por otro lado, en 2025 viene mucha normativa en materia de sostenibilidad, con los periodos transitorios cumplidos, y tanto la administración como los clientes empezaran a exigir pruebas del comportamiento proambiental. Esta tendencia llegará a afectar a las empresas a la hora de acceder a financiación sobre todo a la PyME.

“El principal mal que le hemos hecho al cambio climático es que lo hemos dibujado como algo lejano, un oso polar en apuros, no como algo que está entre nosotros. La sostenibilidad es una nueva revolución y la única solución es aprender a gestionarla”, sentenciaba Ferrer.

Para gestionarla, propone incluir un responsable de sostenibilidad dentro de la empresa o acudir a asesorías que guíen en la gestión. Se trata de hacer un cambio cultural. “El objetivo de una empresa no puede ser medir la huella de carbono, porque eso solo es la punta del iceberg; el objetivo debe ser tener un instrumento de gestión que le permita reducir sus emisiones”.

Para Andrés Ferrer, la taxonomía de la UE define qué es la sostenibilidad y que no. Recomienda trabajarla y utilizarla como orientación en la decisión del negocio.

A través de la fiscalidad verde se intenta premiar a los empresarios que se van adaptando a las premisas y metas marcadas desde Europa y España para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y garantizar un futuro. Todo ello se articula bajo el principio de “quien contamina paga”. Este principio está siendo clave para articular las imposiciones fiscales. Ahora es el momento de fomentar los incentivos, premiar.

Para poder premiar, primero es necesario empezar a generar los Informes no financieros y a certificar los progresos de las empresas para cumplir los compromisos ambientales que asumen.

Sobre Información No Financiera reflexionaron Manuel Rejón y Omar Hatem, auditores de CreA-sset. Realizaron una exposición muy completa sobre las metodologías disponibles y las más apropiadas para Pymes. Su presentación y la del resto de ponentes están disponibles en la web de la Huella Verde, apartado sobre finanzas sostenibles.

Las presentaciones de la jornada se pueden descargar en la web y también se pueden realizar consultas a través del apartado de preguntas y respuestas. También pueden contactar directamente con Mar Rodríguez, responsable de la Oficina de Sostenibilidad, en el caso de requerir un asesoramiento más específico mrodriguez@camaragranada.org.

La Jornada sobre Sostenibilidad e Incentivos Fiscales concluye con el compromiso de las administraciones para incorporar el Sello Huella Verde como certificación oficial en sus políticas de apoyo a las empresas

Empresarios, expertos en finanzas y autoridades se han reunido esta semana en el  Auditorio de la Cámara de Comercio de Granada con un objetivo claro: trazar el camino hacia un modelo económico más responsable con el medio ambiente y la sociedad.

En un contexto donde la presión por adoptar prácticas sostenibles es cada vez más palpable, se han celebrado las primeras jornadas técnicas sobre sostenibilidad e incentivos fiscales en una acción conjunta del Movimiento La Huella Verde con la Cámara de Comercio, un evento que se han erigido como un faro de orientación para las empresas y que ha culminado dibujando una hoja de ruta y de compromisos claros por afrontar el desafío.

El consenso es claro: el sector empresarial encara una metamorfosis inminente hacia la sostenibilidad. Con este panorama, las administraciones tienen un papel crucial en incentivar y acelerar estos cambios. Las jornadas técnicas, diseñadas con este propósito, se han convertido en el punto de partida para un diálogo constructivo y acciones concretas que moldeen el futuro de las finanzas y el medio ambiente.

La necesidad de asentar el término de sostenibilidad en las finanzas

El subdelegado del Gobierno en Granada, José Antonio Montilla Martos, inauguró las jornadas avisando: “Aún estamos a tiempo, pero hay poco tiempo”.

La falta de una definición clara de sostenibilidad es uno de los desafíos en la transición hacia prácticas más ecológicas. Esta ambigüedad proporciona una oportunidad fácil para que algunos actores lleven a cabo prácticas de lavado verde sin ser detectados.

“Tenemos que concretar qué es sostenibilidad. Pensemos en el concepto de ecológico, al principio era todo y poco a poco se fue concretando en la normativa y la práctica. Incluso en actuaciones judiciales cuando alguien intenta pasar por ecológico algo que no lo es. Eso pasará con el concepto de sostenibilidad. Terminará interrelacionándose con los incentivos fiscales que son una herramienta para la promoción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que sin duda es el pilar sobre el que se sostiene la sostenibilidad”, decía el subdelegado del Gobierno.

La sostenibilidad da respuesta a las preguntas de cómo vivir más y mejor”, respondía el presidente de la Asociación La Huella Verde. Ahora bien, ¿Cómo conseguir que una empresa realice la transición? José María García considera que las empresas tienen cuatro motivaciones para actuar de manera sostenible: la reputación hacia sus mercados, la motivación y pertenencia de sus empleados, la reducción de los consumos y el acceso a créditos. “Nosotros creemos que los incentivos fiscales son clave. Poder llevar la sostenibilidad a la cuenta de resultados, eso sí sería una motivación. Hemos hablado con las administraciones y nos ha sorprendido la predisposición a ayudar”.

El Movimiento La Huella Verde cuenta con un grupo de trabajo conformado por expertos en finanzas que está trabajando en una propuesta de incentivos fiscales para trasladarla a las Administraciones.

Precisamente, el delegado hizo alusión al componente 28: Adaptación del sistema impositivo a la realidad del siglo XXI. Este forma parte de la palanca X: Modernización del sistema fiscal para un crecimiento inclusivo y sostenible, del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.

El componente plantea la creación de un grupo de expertos nacional para analizar cómo debe ser el modelo fiscal de nuestro siglo que defienda la sostenibilidad. En ese modelo, la defensa de los incentivos fiscales que proclama el Movimiento Huella Verde encaja perfectamente. Es necesario que la Administración de prioridad a esta reforma para incentivar al resto de actores.

El sello La Huella Verde

Para el presidente de la Asociación La Huella Verde, el verdadero valor del Movimiento es su capacidad de unión. Un valor, junto a su proactividad, que han alabado los distintos ponentes de la jornada.

La creación del sello La Huella Verde, ha sido uno de los grandes logros fruto de la colaboración. Ana Luque Alcaraz, responsable Desarrollo de Negocio de Cámara Certifica y Mar Rodríguez Martínez, responsable de la Oficina de Sostenibilidad de la Cámara de Comercio de Granada, explicaron brillantemente la utilidad del sello como certificación del cumplimiento de los compromisos adquiridos por la empresa en material de sostenibilidad ambiental y social. Además, cuenta con el respaldo de Cámara Certifica.

El sello La Huella Verde viene a constituirse en herramienta útil para la gestión de la sostenibilidad. Al término de la mesa redonda que ponía el cierre a la jornada, la presentadora y codirectora de la Cátedra La Huella Verde, Magdalena Trillo, consiguió el compromiso de las autoridades de considerar el sello La Huella Verde como herramienta para lograr incentivos fiscales.

Una mesa redonda en la que estaban presentes Rosario Pallarés, concejala de Economía y Hacienda del Ayuntamiento de Granada; Eduardo García Cobos, secretario de la Delegación Territorial de Economía, Hacienda, Fondos Europeos y de Política Industrial y Energía en Granada; Luis Reche, delegado de AEAT de Granada; y Javier Argente, asesor Tributario. La mesa reafirmó la urgencia de definir incentivos fiscales y de materializar el principio de “quien contamina paga” y reconoció los incentivos fiscales como herramienta positiva para lograr los objetivos climáticos.

La fiscalidad verde: más que impuestos

Europa ha establecido como prioridad la transición verde, al mismo nivel que la digital. Las metas para 2030 y 2050 están puestas y las imposiciones y restricciones legales están aumentando. Alberto García Valera, socio director de EY Andalucía, dio una ponencia magistral sobre la fiscalidad verde y dibujó con claridad el marco normativo que se viene.

La Ley 7/2021, de cambio climático y transición energética, se alineó con los objetivos marcados por el Pacto Verde Europeo y la gran meta de conseguir la reducción del 55% de emisiones en 2050 con respecto a 1990. Pendiente de desarrollo reglamentario, si las empresas no se adelantan, no habrá periodos transitorios para cumplir las exigencias, advertía Andrés Ferrer, director de OMAWA y experto en guiar a las empresas en la transformación hacia un modelo de negocio verde. Ferrer animó a las empresas a ser proactivas y aprovechar el periodo de transición.

Alberto García ahondaba: “El legislador va a aumentar la presión fiscal para acercarse al objetivo europeo”. Y no solo eso, los fondos de inversión ya están orientándose a empresas sostenibles.

Los expertos apuntaron a dos desafíos: por un lado, la creciente competitividad ligada a la sostenibilidad que si no es correctamente gestionada puede suponer una amenaza. Por otro lado, en 2025 viene mucha normativa en materia de sostenibilidad, con los periodos transitorios cumplidos, y tanto la administración como los clientes empezaran a exigir pruebas del comportamiento proambiental. Esta tendencia llegará a afectar a las empresas a la hora de acceder a financiación sobre todo a la PyME.

“El principal mal que le hemos hecho al cambio climático es que lo hemos dibujado como algo lejano, un oso polar en apuros, no como algo que está entre nosotros. La sostenibilidad es una nueva revolución y la única solución es aprender a gestionarla”, sentenciaba Ferrer.

Para gestionarla, propone incluir un responsable de sostenibilidad dentro de la empresa o acudir a asesorías que guíen en la gestión. Se trata de hacer un cambio cultural. “El objetivo de una empresa no puede ser medir la huella de carbono, porque eso solo es la punta del iceberg; el objetivo debe ser tener un instrumento de gestión que le permita reducir sus emisiones”.

Para Andrés Ferrer, la taxonomía de la UE define qué es la sostenibilidad y que no. Recomienda trabajarla y utilizarla como orientación en la decisión del negocio.

A través de la fiscalidad verde se intenta premiar a los empresarios que se van adaptando a las premisas y metas marcadas desde Europa y España para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible y garantizar un futuro. Todo ello se articula bajo el principio de “quien contamina paga”. Este principio está siendo clave para articular las imposiciones fiscales. Ahora es el momento de fomentar los incentivos, premiar.

Para poder premiar, primero es necesario empezar a generar los Informes no financieros y a certificar los progresos de las empresas para cumplir los compromisos ambientales que asumen.

Sobre Información No Financiera reflexionaron Manuel Rejón y Omar Hatem, auditores de CreA-sset. Realizaron una exposición muy completa sobre las metodologías disponibles y las más apropiadas para Pymes. Su presentación y la del resto de ponentes están disponibles en la web de la Huella Verde, apartado sobre finanzas sostenibles.

Las presentaciones de la jornada se pueden descargar en la web y también se pueden realizar consultas a través del apartado de preguntas y respuestas. También pueden contactar directamente con Mar Rodríguez, responsable de la Oficina de Sostenibilidad, en el caso de requerir un asesoramiento más específico mrodriguez@camaragranada.org.

¡ Comparte !